5 Mitos y realidades sobre el Divorcio Express

Tras la llegada del nuevo Código Civil hace casi tres años, se hizo conocido el término divorcio express. Surgió como una opción más veloz y eficaz para conseguir el sello de divorcio; pero para resolver algunos de los engorrosos aspectos colaterales que desata una separación, como por ejemplo, repartición de bienes, la custodia de un niño, reclamo de compensación o determinar una pensión alimenticia, puede llevar igual o más tiempo que con el proceso convencional.

Actualmente especialistas coinciden en que hoy divorciarse puede ser un poco más rápido y simple, aunque respecto a lo emocional y económico sigue resultando costoso, sobre todo si hay desacuerdo entre las partes, lo que generalmente sucede cuando se pone fin al matrimonio.

Sin embargo otros conocedores de la materia apuntan al hecho que por más que se haya llegado a un acuerdo, siempre es necesaria la intermediación de un abogado. El cambio de la legislación redujo un poco el estrés para los abogados y jueces, debido a que los procesos tienen menos litigiosidad actualmente. A continuación enumeramos 5 de los principales cambios que trajo consigo la nueva Legislación respecto al divorcio express:

  1. No es barato: Con el anterior Código Civil, la pareja debía demostrar al juez cuál de los dos había sido el culpable de la ruptura matrimonial,sumiendo a las familias en una guerra que podría llegar a extenderse por años. En estos casos el proceso se cobraba por etapas, donde los honorarios se pactaban directamente con el abogado. Ahora, los precios de un divorcio express puede variar según la jurisdicción, según explican algunos profesionales. La diferencia es que el primer monto de pago acordado para comenzar el trámite sólo incluye la primera etapa: conseguir efectivamente el sello del divorcio, con acuerdo entre las partes. Por otro lado si nos referimos a un divorcio contradictorio, la pareja deberá pagar hasta cuatro juicios distintos, siendo fijados los honorarios según sea el alcance de la demanda.
  2. No hay divorcio sin un abogado: Puede parecer contradictorio que al casarse una pareja no requiera un abogado, sin embargo para divorciarse es una obligación impuesta por la ley hacerlo. Según un experto consultado esto puede explicarse como un error administrativo del matrimonio que se regula judicialmente, es por ello que se llegó incluso a pensar en la posibilidad de ir a un divorcio administrativo solo con el patrocinio de un abogado. Pero la experiencia vivida en Holanda en este sentido donde en un principio fue sin abogado, se prestó a abusos de manipulación hacia las mujeres, por lo que después ellas solicitaban la nulidad de ese acuerdo por “vicios en el consentimiento”. Incluso hay especialistas que van más allá al afirmar que el matrimonio es un acto de exteriorización respecto a la decisión de compartir una vida juntos, por ello lo hicieron público. por tal motivo consideran que si se va dar por terminado, también es conveniente hacerlo de la misma forma.
  3. No ha aumentado la tasa de divorcio respecto a épocas anteriores: En diversos países del mundo las estadísticas indican que el fin del divorcio contencioso no generó un aumento de rupturas matrimoniales. Es decir que no fue la aparición del divorcio express lo que prolifero ese estado civil, sino más bien factores sociales externos.
  4. Definitivamente es más rápido, pero no express: Cuando comenzó el uso del término “Divorcio Express”, este se refería básicamente a la voluntad de una de las partes para poner fin al matrimonio. Solo basta con presentar una petición de divorcio ante un juez junto a una una propuesta clara sobre el cuidado de los hijos y respecto a la separación de los bienes compartidos. Tras ser notificada la otra parte, la persona estaría legalmente divorciada en un plazo de entre una semana y un mes. Resultando ciertamente en un proceso más rápido, pero no automático.
  5. No permite la catarsis: El divorcio express no deja espacio para que la pareja resuelva los problemas y frustraciones que suelen generarse tras la decisión de terminar un matrimonio, ya sea por fracaso o engaño. Espontáneamente los juzgados se convertían en un espacio de catarsis ya que el largo proceso le permitía a las partes considerar la reunificación familiar. Gracias al divorcio express en los casos de infidelidad, la carga emocional que siente la parte engañada no tiene un ámbito imparcial donde reevaluar la situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.