Pensión alimenticia en Colombia – Tips Legales fáciles.

Durante el proceso de divorcio es primordial conocer los deberes y derechos que involucran a todos los miembros de una familia que afronta la separación. La pensión alimenticia de los hijos es uno de ellos, y se define como el deber y obligación impuesto al cónyuge no custodio de otorgar una determinada cantidad de dinero para la satisfacción de los gastos alimenticios que comporten los hijos hasta su independencia.

Básicamente la pensión alimenticia es el deber impuesto a una o varias personas de asegurar la subsistencia de una u otra: una acreedora alimentista (quien tiene derecho a exigir y recibir los alimentos) y otra llamada deudora-alimentante (es quien tiene el deber legal y moral de prestarlos). La obligación de dar alimentos, contemplada en el Código Civil, es considerada una expresión de la solidaridad familiar, y se sitúa como el deber de procurar a quien lo necesite la satisfacción de sus necesidades. Los alimentos, abarcan todos los gastos indispensables de un individuo tales como comida, vestido, ocio y vivienda; además de gastos ordinarios, periódicos y que sean fácilmente cuantificables, como por ejemplo, mensualidad de colegios, guarderías, comedor escolar, libros de texto, uniformes, entre otros.

En este primer articulo daremos los fundamentos de la pensión alimenticia. No obstante, te invitamos a que revises la segunda parte de este artículo, dado que en este trataremos temas prácticos sobre cuánto, cómo y dónde se tramita. Clic si deseas leer la segunda parte de este artículo: La Cuota alimentaria en Colombia – ¿Cuánto, Cómo y Dónde?



En el caso de separación, la obligación de brindar alimentos consiste en el deber impuesto a uno de los cónyuges en crisis frente a los hijos. Esta tiene una serie de particularidades que la distinguen de la pensión de alimentos entre parientes. En cuanto al nacimiento de la obligación de pensión alimenticia, en el Código Civil se establece que la obligación de dar alimentos es exigible desde que se necesiten, éstos se abonarán desde la fecha en que se interponga la demanda correspondiente para ello.

Generalmente la manera más común y aconsejable de establecer una pensión alimenticia a favor de los hijos, con cargo al progenitor no custodio, es mediante la fijación de una cantidad determinada de dinero. pero también dicha obligación puede establecerse a través de otras fórmulas, como la asunción de determinados gastos (por ejemplo, gastos escolares), por lo cual hay que ser muy cauteloso a la hora de elegir el procedimiento, para evitar que su posible incumplimiento sea más costoso, incluso hasta el punto de obligar al progenitor custodio a su abono, con independencia de que pueda repercutir en el obligado a su pago.


Abogados

La pensión alimenticia es regularmente uno de los aspectos que origina más contiendas judiciales en un divorcio, esto por el incumplimiento o retraso en el pago de la misma, razón por la que es recomendable detallar con la mayor precisión posible todos los datos inherentes a su cumplimiento, como por ejemplo la periodicidad, el lugar, la forma de pago, el número de pagos anuales, etc, para así evitar mayores conflictos que agraven la situación entre los involucrados.

Nota: También te puede interesar el artículo: Custodia de Hijos Menores en Colombia: Guía Paso a Paso

En cuanto a los gastos de educación de los hijos, estos son parte de la pensión de alimentos y comprenden no sólo la educación obligatoria de los hijos menores sino que también los estudios de formación universitaria de los hijos mayores, siempre y cuando se demuestre que se están aprovechando con total rendimiento.

Es importante aclarar respecto a la pensión alimenticia, que el hecho de tener a su hijo consigo durante el tiempo de vacaciones, no exime al progenitor no custodio del abono de la pensión en ese mes específico. La pensión por alimentos es una cantidad que trata de fijar un reparto anual, bajo el previo análisis de las necesidades del menor, y de cuyo pago no se exime el progenitor-deudor en ningún caso, siendo absolutamente indiferente que un período de tiempo este tenga al hijo alimentista a su cargo.

Es un hecho que tras la separación, ambos progenitores están obligados a satisfacer alimentos a los hijos por lo que es indispensable la fijación de la cantidad de la pensión alimenticia.

La determinación de esa cuantía debe ser proporcional a quien los da y a las necesidades de quien los recibe, mientras que en el encuentro entre las necesidades de los progenitores y las de los hijos estas deben inclinarse a favor de los hijos. Así los padres deben reducir al mínimo sus necesidades para satisfacer las de los hijos menores, circunstancia que no se contempla legalmente con la misma rigurosidad cuando se trata de hijos mayores en donde impera un mayor equilibrio entre la necesidad del progenitor y la necesidad del hijo.

Finalmente el progenitor no custodio debe entender y aceptar que la pensión alimenticia, una vez vencida y no abonada, supone una deuda monetaria que como tal devenga intereses por retraso.


abogados de familia

One comment

  1. Es un hallazgo encontrar a alguien que realmente sabe lo que están hablando en blogoesfera . Obviamente, que sabes cómo llevar un tema a la luz y que sea interesante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.